Desarrollan terapia para “recargar” el sistema inmune y que pueda combatir los síntomas del envejecimiento

Los primeros resultados demostraron ser prometedores, ya que mejoraron la salud de ratones, extendido su vida en más de un tercio. El equipo se encuentra trabajando con una empresa para comenzar en los próximos años pruebas en humanos.

Cuando uno es joven, el sistema inmunológico puede detectar y destruir a las células senescentes (principales impulsores de los signos físicos del envejecimiento, pero conforme pasa el tiempo, el cuerpo naturalmente pierde su eficacia y no las puede seguir eliminando.

Esto significa que estas células senescentes se acumulan en el cuerpo a medida que la persona va envejeciendo, provocando los síntomas del envejecimiento que contribuyen a las enfermedades asociadas a la edad.

Entonces, si bien el envejecimiento llega a todas las personas, esto no significa que se deba padecer los desagradables síntomas de la edad.

Es por aquello que investigadores de la Universidad de California de San Francisco (UCSF) se propusieron encontrar una manera de “recargar” el sistema inmunológico.

¿Envejecer sin enfermedades de la edad?
El equipo se propuso eliminar las células invariantes Natural Killer T (iNKT), ya que son las que normalmente poseen la función de cazar a las células senescentes.

Los investigadores encontraron que estas células iNKT se pueden activar utilizando antígenos lipídicos, lo que a su vez redujo el número de células senescentes.

Las células iNKT son muy útiles por dos razones:

El receptor que las activa no aparece en ninguna otra células, por lo que la terapia puede ser muy específica.
Luego de un tiempo, estas se asentarán naturalmente en un estado latente, evitando que el tratamiento se vuelva agresivo.

Del papel al laboratorio
Para evidenciar si su estudio funciona en células reales, el equipo probó el tratamiento en ratones que padecían dos afecciones diferentes que aumentan la acumulación de las células senescentes: obesidad y fibrosis pulmonar.

En ambos grupos el equipo descubrió que las células senescentes disminuyeron.

Primer grupo: El control de glucosa en los ratones obesos mejoró en comparación a los datos previos al tratamiento.
Segundo grupo: Los ratones que padecían fibrosis pulmonar poseían menos células dañadas y su periodo de vida se alargó más de un tercio.
“Creo que esta es una terapia inmunológica potencial para la senescencia y la fibrosis. Es una terapia bastante bien tolerada y sólo tenemos que sortear las dosis y los ensayos”, comentó Mallar Bhattacharya, autor del estudio.

Una empresa derivada del equipo de investigación se encuentra trabajando para realizar pruebas de este tratamiento en humanos durante los próximos años.

Esta nueva técnica, publicada en la revista Med, representa una alternativa a los medicamentos senolíticos, ya que sus primeros estudios han demostrado ser prometedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LIVE NOW! CLICK TO VIEW.
CURRENTLY OFFLINE